17Mayo-Dia contra LGTBfobia


NOTA DE PRENSA: 17 DE MAYO, DÍA CONTRA LA LGTBFOBIA

ASOCIACIÓN OJALÁ

Este 17 de Mayo, es hoy en España y en Andalucía, especialmente dulce después de que el Parlamento Andaluz aprobara por unanimidad el 14 de Mayo la declaración institucional para declarar el Día mundial contra la Homofobia y la Transfobia, y después de que el Congreso de los Diputados aprobara por unanimidad el pasado día 6, instar al Gobierno para que declare el día 17 de mayo como Día contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia y también para que impulse el reconocimiento internacional de esta conmemoración a través de la ONU, sumándose así a los Estados que luchan porque sea reconocido este día como símbolo de la lucha por la igualdad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.
En España y sobre todo en Andalucía, donde el colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales gozamos aún de más avances, la igualdad legal nos hace creer en ese otro mundo posible, pero somos conscientes de que aún estamos en el camino para alcanzarlo. La discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género sigue siendo un obstáculo en ese camino con forma de miedo, odio o desprecio hacia la diversidad afectivo sexual. Agresiones como la ocurrida a una mujer transexual hace pocos meses en Málaga nos hacen tomar conciencia de todo lo que aún nos queda por recorrer.

En una sociedad como la nuestra, que trabaja por la igualdad y pretende acabar con la discriminación tránfobica, homofóbica y bifóbica, la intervención en el ámbito educativo es irrenunciable, pues la educación en valores, en el respeto a la diversidad, es una herramienta básica para acabar con el problema de raíz.

Porque es el desconocimiento, la ignorancia sobre la realidad LGTB, la que fomenta la mayor parte de las discriminaciones. La incorporación de la diversidad afectivo sexual y familiar en la educación, asegurarían un espacio de respeto e igualdad. Nuestros y nuestras menores, nuestros y nuestras jóvenes, se ven acosados en las escuelas y centros educativos, quebrantándose así, la garantía del libre desarrollo de su personalidad y del bienestar superior de los y las menores.

Por eso conmemoramos este 2009 como Año de la Diversidad Afectivo-Sexual en la Educación. Pero no podemos quedarnos en las escuelas, debemos trabajar también con las personas adultas y hacer pedagogía social. Porque cuando una persona descubre su homosexualidad, su bisexualidad o su transexualidad no debe temer por la reacción de los suyos, y tal y como constata el informe “Jóvenes LGTB”, realizado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, el 22% de nuestros y nuestras jóvenes sufren violencia psicológica o física en el seno de sus familias.

Debemos denunciar alto y claro que la homofobia, la bifobia y la transfobia en el ámbito familiar es otra forma de maltrato infantil. Los padres o madres no pueden imponer a sus hijos e hijas una educación que contribuya a la discriminación, lesionando así la autoestima de transexuales, lesbianas, gays o bisexuales.

Pero hoy no podemos quedarnos sin mirar también fuera de nuestras fronteras.

Todos los días, y en todo el mundo, las personas transexuales se enfrentan diariamente a la violencia, abuso, violación, tortura y crímenes de odio, tanto en sus hogares como en el espacio público. Aunque la mayor parte de los casos nunca llega a documentarse, sabemos que sólo en las primeras semanas del 2009, han sido asesinadas mujeres transexuales en Honduras, Serbia y los Estados Unidos. Asimismo, los hombres transexuales son víctimas de discriminación más allá de su frecuente invisibilidad social y cultural.

Los derechos humanos básicos de las personas transexuales son ignorados o negados en todos los países por ignorancia, prejuicio, temor u odio. Las personas transexuales enfrentan discriminación cotidiana, que resulta en exclusión social, pobreza, atención de salud deficiente y escasas perspectivas de trabajo digno.

Entre los factores que contribuyen a esta situación se encuentran las clasificaciones internacionales sanitarias, que todavía consideran a todas las personas transexuales mentalmente “trastornadas”. Esta visión anticuada, es insultante y errada, y es utilizada para justificar la discriminación y la estigmatización cotidianas, presentes en todos los aspectos de la vida de las personas transexuales.

Queremos destacar especialmente que, ante los graves y numerosos arrestos y la homofobia institucional del gobierno ruso y el ayuntamiento de Moscú acaecidos en el día de ayer, manifestamos:

– nuestro rechazo al arresto de los activistas LGTB en la concentración por los Derechos Humanos organizado por el movimiento LGTB ruso, la cual coincidió con la celebración del Festival de Eurovisión;

– exigimos el respeto a los derechos de reunión y manifestación;

– y demandamos al Gobierno Ruso y a las autoridades de Moscú la liberación inmediata de los activistas gays y lesbianas detenidos.

Es por lo que este 17 de mayo pedimos:

A la OMS, que deje de considerar la transexualidad como trastorno mental, y promueva el acceso a la atención de salud y el apoyo psicológico adecuados, tal y como demandan.

Que los Organismos de Derechos Humanos de Naciones Unidas examinen las violaciones a los derechos humanos que enfrentan las personas transexuales en todo el mundo, y que tomen medidas concretas para combatirlas.

A los países del mundo, que adopten los Principios de Yogyakarta, y que garanticen una atención de salud adecuada para las personas transexuales, incluyendo la reasignación de género, si fuera deseada; que les permitan adaptar el status civil a su género de preferencia, y vivir su vida social, familiar y profesional sin ser expuestas ni expuestos a la transfobia, el prejuicio y los crímenes de odio, siendo protegidos y protegidas por la policía y los sistemas judiciales frente a todo tipo de violencia, física o no.

Es importante recordar que a nivel internacional la homofobia, la transfobia y la bifobia pueden tener forma de ley que condena las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, como ocurre en 80 países, o incluso de pena de muerte, como pasa en 8 naciones del mundo.

Debemos trabajar porque la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género sea erradicada, y trabajaremos, desde la FELGTB, como entidad miembro del ECOSOC, dentro de Naciones Unidas, y con Naciones Unidas, para conseguir que el 17 de Mayo sea al fin considerado Día Internacional contra la

Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

Otro mundo es posible, pero este otro mundo sólo es posible con nosotras y nosotros.

ojala_logo-nuevo

Leave a Comment

Contáctanos

Contestaremos tan pronto como nos sea posible

Start typing and press Enter to search